Novedad


Los señores del tiempo
Eva García Sáenz de Urturi

Club de lectura


Cinco horas con Mario
Miguel Delibes

Reseñas

  • Título: Odraude, la luz
  • Autor : Esther Santana Correa
  • Editorial: Colección Legend
  • Año de edición: 2014
  • Páginas: :145
  • ISBN: 978-84-15074-89-2

Sinopsis:

Sueños repetidos y misteriosos atormentan las mentes de cinco niñas: Lara, Andrea, Kara, Avalón y Anamitra. El único elemento que comparten es la edad; pero cada una de un lugar, con una lengua y modo de vida distintos. Durante más de una década están siendo perseguidas por esa luz inexplicable que les aconseja en cuanto cierran los ojos y la noche se viene encima. ¿Por qué ellas? Esa es la cuestión que se plantean cada día a sí mismas, ya que no se atreven a consultarlo con nadie más por miedo al qué dirán. La luz, Odraude, ha seleccionado a propósito a estas cinco muchachas, porque las cree diferentes al resto. El objetivo será que por sus propios medios acaben encontrándose y puedan viajar juntas cruzando el umbral del más allá. Una vez allí, deberán superar las pruebas que le proponga Odraude y otros sujetos de este misterioso mundo conocido por su nombre pero que resulta todo una incógnita. El amor por el prójimo les irá uniendo poco a poco, hasta llegar a ser cinco amigas inseparables que velarán por el bien común de toda la humanidad.

 

Valoración:

Odraude, la luz, escrita por la autora Esther Santana Correa, natural de Las Palmas de Gran Canaria, y editada por De Librum Tremens (Colección Legend). Se trata de una lectura profunda, cargada de metáforas y con un mensaje de lo más interesante.

La novela permite al lector desde las primeras páginas introducirse en un mundo mágico retratado al detalle. Posee un ritmo dinámico que incita a seguir más y más hasta dar por finalizado el libro.

Por otro lado, todos los personajes han sido creados a propósito. Cada uno de ellos ocupa su lugar, siendo las cinco niñas protagonistas en un mundo real y lo seres de luz, protagonistas en el más allá. En un momento de la historia ambos escenarios parecen fusionarse y convertirse en uno. Es aquí donde el lector comienza a hilvanar las piezas y entender qué pretende conseguir Odraude.

Hay algo curioso en todo ello: a medida que vas leyendo y avanzando en la historia, te das cuenta de que la novela parece llevar consigo una melodía. Y esto es gracias a que está contada como si se tratara de un cuento o una fábula. La escritora transmite mucha dulzura en sus palabras y, parezca o no, crea una sonoridad muy agradable al leer.

Todo comienza con los sueños agitados de la joven Lara. Noche tras noche tiene lugar la misma presencia. Para ella, una pesadilla. Desconoce por qué sufre insomnio, por qué es ella la que se pasa las noches en vela, intentando conciliar el sueño. Y una vez lo consigue, ahí está la luz, esperándola.

La angustia producida es tal, que llega a dudar hasta de su propia cordura. Cree ser la única persona en el mundo, que tiene el mismo sueño durante años y años. Antes era tan sólo una niña, no lo llegaba a comprender. Ahora es una adolescente confusa, asustada e incapaz de hablar con algún ser cercano acerca de sus miedos.

Sin embargo, Lara se equivoca. No sólo esa luz se representa en sus sueños, también en los de Anamitra, Avalón y Andrea. Muchachas procedentes de lugares dispares como Estados Unidos o Argelia. Las cuatro tienen la misma edad, pero sobre todo el mismo objetivo: encontrar una respuesta, que les permita descansar de una vez por todas. ¿Se trataba acaso de una broma de mal gusto? No. Odraude no quiere hacerle daño a nadie. Solamente vela por el bien común. Pretende que la paz y la bondad reine por encima de todo en la Tierra.

Con cada capítulo, el lector se adentra en la vida de los personajes, llegando a sentirse un miembro más de las respectivas familias. Estos son seres entrañables, las niñas tienen buen corazón y lucharán codo con codo por resolver el enigma que las envuelve. E implicarán a familia y amigos sin desvelar el significado real del asunto en cuestión.

En definitiva, he de decir que Odraude, la luz, es una novela que recomiendo leer. Ya no sólo por su fácil lectura, sino por el mensaje que transmite. Vale la pena emplear tiempo en ella, leerla detenidamente y reflexionar. Hay de dejarse llevar para entender qué quiere decir la autora con esta historia, que ha sido contada de forma tan sencilla pero a la vez bella. También creo que sería un buen título para mandar leer en centros educativos. Con ella se pueden aprender muchos valores.

Reseña aportada por Marta Morales Regacho


Fragmento

Odraude comenzó todo lo despacio que pudo a relatarle a Lara como debía ser el ritual que era necesario para poner en marcha la misión. Algunos detalles los repitió varias veces con el fin de que Lara lo grabase bien en su memoria. Nada podía salir mal.

(...)

Pero algo en su interior le decía que, pese a sus sanas intenciones, todo iba a seguir igual, que no podría librarse de que la noche llegara, de que sus ojos se cerraran y de volver a vivir aquello que desde los seis años no la dejaba descansar en paz por las noches.

 

 

 

 

 

 

Volver a la página anterior